El mal habito que se adquiere con los video juegos

Comment

Sin categoría

Muchos de los padres que lean este artículo se verán identificados con estas letras, pues es como una epidemia que tiene  a nuestros hijos como zombis, son los dichosos videojuegos.
Todos recordaremos sobre todo los nacidos en los setenta cuando llegaron a nuestras manos los Tetris por ejemplo, unas maquinitas que nos tenían todo el día colocando bloques de colores con una graciosa sintonía. Esto no ha cambiado mucho, la idea es la misma, estar horas y horas con los videojuegos, lo que sí que ha cambiado y no poco es la maquinita, hemos pasado de el inocente Tetris o Súper Mario o el típico come cocos a los juegos bélicos, cada vez más sangrientos, a los juegos de asesinos en serie, a los juegos de persecuciones policiales, juegos en los que hay un extra de sexo y consumo de drogas y alcohol, juegos que son de todo menos inocentes.

Es por esto que deberíamos de emprender una campaña no contra estos juegos sino que a favor de volver a los juegos didácticos, a los juegos de mesa, a los juegos que les enseñaban a los chicos valores como el compañerismo o la paciencia, juegos que podemos encontrar a precios verdaderamente increíbles en https://www.hipermaterial.es, juegos con los que pasar tiempo en familia, juegos para todas las edades, juegos con los que no dejar que el aburrimiento entre y sobre todo juegos que no destrocen las neuronas.

ES sencillo dejarse llevar por las nuevas tecnologías, estas cada vez hacen más y más atractivos los juegos, hacen las batallas más sangrientas, las persecuciones más rápidas y todo más espectacular. Es complicado alejar a un chaval de la Xbox o de la play station, es muy difícil conseguir que dejen los juegos en línea y se vengan a jugar al parchís o al ajedrez pero si lo proponemos es posible que lo consigamos. Lo que debemos de hacer es tener un buen surtido de juegos de mesa y didácticos en casa para que cuando se presente la ocasión de pasar un rato n familia lo podamos hacer de la manera más amena y divertida posible, de esta forma conseguiremos unirnos más a nuestros hijos, una generación que tienen la cabeza siempre en los videojuegos y que si no lo atajamos de una manera radical puede llegar a convertirse en un verdadero problema familiar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *